30 04, 2022

Viaje apostólico a Ecuador -Mayo 2022-

Estimados hermanos en el Señor, de nuevo nos dirigimos a vosotros en el marco de la Pascua, donde Jesús resucitado nos colma de alegría, llenándonos de nuevos impulsos para vivir más intensamente nuestro "ser Iglesia” y llevar a todos la noticia "siempre antigua y siempre nueva” del Evangelio. Con este fin, algunos miembros de la Obra de la Iglesia de las Ramas sacerdotal y masculina seglar, han llegado a Ecuador llenos de entusiasmo, para transmitir el mensaje de vida infinita que la Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia tiene para toda la Iglesia, y que en vida y ahora todavía más fuertemente desde la Eternidad, nos implora que lo llevemos a los hombres de todo pueblo, raza y condición.

16 04, 2022

¡BIENVENIDO SEA EL HOMBRE AL SENO DEL PADRE!

«¡Qué sábado de triunfo tan glorioso!, en el cual el alma del Unigénito de Dios, que al mismo tiempo es el Hijo del Hombre, abre por el fruto de su Redención los Portones suntuosos de la Eternidad, cerrados desde el Paraíso terrenal por el pecado en rebelión de nuestros Primeros Padres; y se alzan las antiguas compuertas ante el paso impetuoso de irresistible poderío del alma del Unigénito de Dios inmolado, en triunfo de gloria».

8 04, 2022

Semana Santa

"¡Quiero que vivas esta Semana Santa no de recuerdo sino de realidad!; quiero que vivas no como el que está recordando que Jesús estuvo con nosotros, sino: tú tienes que coger esta Semana Santa -¡la Semana Santa de Cristo, la Semana de la pasión de Cristo, la Semana de muerte, de crucifixión...!-, ¡tú tienes que coger aquel tiempo y tú vivirlo en tu tiempo ahora, y tú ponerte al pie de la cruz, y tú vivir con Cristo, y tú morir con Cristo, y tú resucitar con Cristo, y padecer con Cristo, y ser destrozada e inmolada con Cristo, y estar con todo tu espíritu abierto para recibir su testamento de amor, para recibir su donación infinita, para recibir toda esa demostración del Amor infinito para contigo...!"

7 04, 2022

El Solo

«El Solo...». Soledad que nosotros nunca podremos penetrar en tu capacidad como infinita... ¡Oh Jesús!, reflejo de esta soledad terrible fueron los momentos sangrantes de tu pasión dolorosa, en los cuales toda tu humanidad manifestaba el desamparo de tu alma, no so-lamente en tu dolorosa tragedia interna, sino también en tu vía crucis solitario de desamparo humano...

Go to Top