“¡NO TOQUÉIS MIS UNGIDOS, NO HAGÁIS DAÑO A MIS PROFETAS!”

virgen

Veneremos y respetemos al sacerdote de Cristo, al ungido con unción divina, y veamos en él al padre espiritual que nos da el alimento divino con que nosotros –llenando nuestras almas en las fuentes de los sacramentos, que sólo él tiene la potestad de administrar–, nos hacemos hijos de Dios y herederos de su gloria.